Sitio de la Udelar

Lunes 16 de Setiembre de 2019

Noticia seleccionada

El Instituto de Economía de FCEA inició la celebración de sus 70 años

El lunes 3 de junio se realizó la primera actividad para celebrar los 70 años del Instituto de Economía (IECON) de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA) y contó con la presencia del rector de Udelar, Rodrigo Arim; el decano de FCEA, Jorge Xavier; la directora del Departamento de Economía, María Inés Moraes; Álvaro Forteza, integrante del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales y el investigador Facundo Alvaredo, quien brindó una conferencia.

Eliana Sena y Pablo Marmissolle, integrantes del IECON, que moderaron toda la actividad, informaron que esta es la primera actividad de una amplia agenda de eventos para celebrar los 70 años del IECON y que fueron pensadas por un grupo de investigadores, investigadoras y otros actores de la Facultad e incluyen conferencias, talleres, debates, jornadas de puertas abiertas y la elaboración de un documental.

En este marco, Eliana Sena señaló que estas actividades se enmarcarán en el rol que ha tenido el IECON y los desafíos que tiene en la actualidad vinculados con la enseñanza y la extensión. Algunas de las preguntas planteadas al inicio fueron: ¿por qué conmemorar los 70 años del IECON?; ¿cómo y para qué se hace investigación en Economía?; ¿cómo se vincula esa investigación con las otras ciencias sociales?; ¿cómo se vincula con la universidad pública, con otras instituciones académicas y con la sociedad civil?

La jornada comenzó con palabras del decano de FCEA, Jorge Xavier y la directora del departamento de Economía de la FCEA, María Inés Moraes y la directora del IECON, Gabriela Mordecki que aunque no pudo estar presente en la jornada participó de la actividad a través de un video.

El decano dio la bienvenida a las personas presentes y resaltó el privilegio que significaba para la facultad dar inicio a este evento, «festejar los jóvenes 70 años del IECON, un instituto con una pujanza realmente envidiable, sin duda es un motivo que corresponde que se destaque».

Xavier señaló que frente a los festejos por el aniversario del IECON era necesario ubicarse en el contexto en el que nació el Instituto. El decano explicó que en el año 1949 el Instituto nació con otro nombre, Instituto de Economía Bancaria y Monetaria y el Uruguay se encontraba en la salida de la Segunda Guerra Mundial. Tuvo un rol relevante en la obra de la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico (CIDE), El proceso económico del Uruguay en 1969.

Durante la intervención de la Udelar por el gobierno dictatorial las actividades del instituto se vieron interrumpidas y gran parte de los investigadores se exiliaron o se dedicaron a la investigación en la medida que pudieron en la órbita privada como forma de mantener el aporte a la generación de conocimientos.

Una vez recuperada la democracia, el Instituto vuelve a retomar, y «hoy tiene un desarrollo institucional y una consolidación de equipo de investigación que contribuyeron al fortalecimiento de una variada agenda de investigación».

Xavier señaló que «desde el año pasado el IECON se encuentra radicado en el espacio de investigadores y posgrados que la Facultad inauguró en diciembre del 2018, lo que ha permitido consolidar la función del instituto en el mismo edificio central de la Facultad. Como señal de la pujanza que el instituto tiene hoy, con equipos fuertemente consolidados que hacen a la investigación y su contribución a la generación de conocimientos, enseñanza y extensión, en la FCEA».

A continuación hizo uso de la palabra María Inés Moraes quien expresó que «cuando una institución decide festejar su cumpleaños de alguna manera realiza un acto de apropiación de su pasado, hace un gesto simbólico que tiene que ver con recuperar su identidad, toma decisiones porque en realidad las instituciones a diferencia de lo seres humanos y los animales no nacen biológicamente sino que son una construcción social, es que de alguna manera cuando uno elige festejar un cumpleaños está eligiendo decir de dónde viene y cuando nació».

Moraes hizo referencia a que en 1949, el Consejo de la Facultad crea sus institutos de investigación, y «es una fecha interesante desde el punto de vista analítico porque remite a la posguerra y a un momento de la disciplina económica en el que los economistas estaban dando un salto hacia las políticas públicas».

Moraes explicó que «en el siglo XX la economía era una profesión fundamentalmente académica hasta los años 30, y lo que se entendía por economista era básicamente un profesor universitario que estaba razonando cuestiones de un nivel de abstracción que estaban eventualmente más cerca de la filosofía que de la vida cotidiana de las personas. Luego de los años 30 las cosas comenzaron a cambiar y especialmente a partir de la posguerra con la difusión del Keynesianismo en las cátedras pero también en las oficinas donde se empezaron a planear las políticas públicas».

En este marco, «1949 en América Latina pero también en otras partes del mundo, es un año en el que ya están formándose planteles de economistas en distintos gobiernos en el mundo desarrollado pero también en la periferia del mundo que son planteles técnicos que van a tratar de pensar y de llevar adelante políticas que incidan sobre aspectos bien concretos de la economía, y concretamente en la macroeconomía». Agregó que es la época en la que «los economistas se lanzan a querer controlar o incidir en los niveles de empleo, de inflación, en una palabra en el ciclo económico con un instrumental teórico que hasta hace unas décadas atrás no se tenía, y con una audacia reflexional que históricamente es una novedad de la época».

La directora del Departamento de Economía, explicó que «la profesión de economista ha cambiado del año 1949 en adelante y ha cambiado su relación con las políticas públicas y con la academia.

El IECON ha estado presente en configuraciones de esta historia que son paradigmáticas como en los años 60 con un claro compromiso con la política pública, que adopta una configuración política muy específica en América Latina. «Luego de los años 60 vinieron otras etapas históricas en las que los economistas debieron repensar su rol en la sociedad y su rol dentro del quehacer académico», indicó Moraes.

Para Moraes el desafío actual del IECON al mirar su propia historia es entender a donde está parado en relación con ese pasado, «los jóvenes que pueblan el IECON en el 2019 llegan en un momento de un proceso histórico muy largo en el que hay una cantidad de procesos cumplidos pero no por eso están al margen de esos procesos, hay de algún modo una herencia institucional y cultural que se transmite de generación en generación».

«Con este festejo el IECON recupera ese pasado polimórfico que tiene y se reconoce a si mismo como parte de la historia de la profesión a nivel global continental y también como parte de la historia intelectual del Uruguay en e que todos nosotros actuamos como académicos y como profesionales», concluyó Moraes.

Facundo Alvaredo, investigador en la Paris School of Economics (PSE), llevó a cabo una conferencia magistral titulada:«Evidencia y debates recientes sobre la distribución del ingreso y la riqueza en base a WID.world», una base de datos mundial de referencia con especial foco en los sectores de altos ingresos.
 
Entre varios aspectos, Alvaredo destacó que para la mayoría de los países (pero no para todos) en los que existe información, se observa un aumento en la concentración de la riqueza desde los años 80, además destacó el rol particular que en ello tiene el aumento de desigualdad de ingreso y la transferencia pública al sector privado. En Francia y Reino Unido, el aumento de la concentración de riqueza parece haber sido moderado por el efecto igualador del aumento del precio de los activos inmobiliarios y en Estados Unidos (donde el efecto de la riqueza inmobiliaria ha sido menor), el rol primario parece provenir de la desigualdad de las tasas de ahorro. Y enfatizó que se necesitan más y mejores datos.
 
Álvaro Forteza, integrante del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales y que se ha especializado en temas de seguridad social y economía política, realizó algunos comentarios finales y destacó el esfuerzo del equipo de IECON en procesar datos y su consistencia. Forteza señaló su preocupación con respecto a las perspectivas del ciclo del vida de los individuos y que es importante tener en cuenta este factor en las investigaciones porque «muchas veces tengo la impresión de que que hay énfasis en los ingresos corrientes pero tenemos dificultades al procesar datos a largo  plazo. Por ejemplo si saco dinero de mi sueldo mensual y lo pongo en un depósito bancario, eso no afecta mi ingreso de hoy, pero si es la seguridad social la que y lo pone en una cuenta, eso sí afecta mi ingreso de hoy».
 
También se preguntó qué pasaría «si uno tuviera todos los datos, qué es lo que realmente quisiera hacer, cómo los usaría, cómo los procesaría». Y con respecto a la los desafíos respecto a la desigualdad consideró que la educación es un factor importante.
 
A lo que Facundo Alvaredo, mencionó que «los estudios sobre ciclos de vida inevitablemente van a llegar. La relación de las herencias y la acumulación de capital están relacionadas con estos estudios».
 
El rector Rodrigo Arim, ex decano de FCEA e investigador de IECON que se ha especializado en temas de distribución de ingreso, desigualdad y mercado laboral, también realizó algunos comentarios finales. Mencionó que «si se mira hacia atrás, en la producción académica de los países centrales es bastante clara la ausencia del tema distribución del ingreso y la desigualdad como tópico central en la agenda de investigación de los países desarrollados. La incorporación de estos temas es producto de las últimas décadas y de la docencia».
 
Arim señaló que en América Latina, caracterizada por altos niveles de desigualdad, las posiciones que giraban en la década de los 60 y 70, se dividían «entre aquellos que defendían los arreglos de mercados y que hay que esperar que el desarrollo siga su curso y la intelectualidad de izquierda que creía que los problemas de desigualdad eran centrados entre clases sociales y se superaría el problema a través de la acción política. Una mirada marxista.»
 
En este marco, recordó que se cumplen 50 años de la publicación del Instituto de Economía El Proceso Económico del Uruguay, que se nutre de esta última visión.
 
Arim explicó que «es importante tomar en cuenta que la desigualdad no es inocua ni las fuerzas de mercados son capaces de revertir los niveles de desigualdad de por sí».

Con respecto a qué instrumentos de políticas son razonables en el Uruguay de hoy para lograr mejorar el nivel de vida de las personas, opinó que deben ser las trasferencias y una reestructura del impuesto a las herencias «pensando en una lógica distinta», en este sentido «sería bueno pensar una agenda de políticas que incorpore la desigualdad de forma sistemática y permanente» concluyó.

Publicado el miércoles 5 de junio de 2019

Acceder a la noticia en formato de audio

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados