Sitio de la Udelar

Martes 11 de Diciembre de 2018

Noticia seleccionada

Apex: 25 generaciones de universitarios y vecinos

25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR.El Programa Apex celebró sus 25 años el viernes 23 en el Paraninfo. Fue un acto dedicado al afecto y al recuerdo de numerosos vecinos y universitarios que construyeron «un buque insignia», referente en la Universidad.

Apex es acrónimo de Aprendizaje en Extensión, fue el nombre elegido antes de su creación formal —por el Consejo Directivo Central de la Udelar en noviembre de 1993—, para una iniciativa que proponía una acción «multiprofesional» en el área de la salud, abierto a todas las estructuras docentes universitarias vinculadas con esa área. El programa desarrollaría la integración docente asistencial, y promovería la participación activa de la comunidad en el cuidado integral de la salud. Se radicaría en la zona del Cerro y sus adyacencias, procurando trabajar en conjunto con centros ya instalados, en un programa coordinado de atención y promoción de salud.

La creación de Apex se impulsó a partir del acuerdo entre los directores de las Escuelas y Programas de la Facultad de Medicina con integrantes de la Facultad de Odontología, el Instituto de Psicología y la Escuela Universitaria de Servicio Social en 1990. La idea es heredera de las misiones sociopedagógicas que desarrolló la Universidad a mediados del siglo XX, y sobre todo del proyecto «Asistencia y Educación Integral», que fue impulsado poco antes de la dictadura por un colectivo similar al de los noventa, pero no pudo desarrollarse. En el retorno a la democracia el ex decano Pablo Carlevaro y otros universitarios insistieron en proponer esta forma de trabajo, combinando la asistencia en la comunidad con la integralidad de funciones; finalmente se creó el Apex.

El acto aniversario contó con la participación del rector de la Udelar, Rodrigo Arim, la directora de Apex, Débora Gribov, la docente Mercedes Lukín, la representante del orden de egresados Ana Kemayd, y el representante de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), Mario Conti.

Gribov expresó que la celebración quería ser «un encuentro entre amigos, de mucho afecto, de mucha proyección, de recuerdo y de memoria». Evocó a Luisa Cuesta, referente en la lucha por la verdad y la justicia, recientemente fallecida, y explicó que en el acto también se haría un homenaje a José Luis Rebellato, cuyo trabajo «significó muchísimo» no solo para Apex sino para todo el colectivo universitario. Agregó que los del programa son «25 años fermentales, de una riquísima historia colmada de ebullición, de rebeldía, esperanza, resistencia, también de distanciamientos, olvidos y frustraciones». Se manifestó convencida de que fueron 25 años desbordados por el amor, entendido como «el encuentro de las diferencias»; en tiempos en que se habla sobre el fin de la utopía y se instala la desesperanza, «vale la pena pensar al respecto».

En su opinión, en 1993 se realizó «una síntesis histórica importantísima, en torno a un debate intenso, confrontativo e ideológico» sobre qué Universidad debía impulsarse y cuál sería su rol en el proyecto de país. La directora agregó que con la extensión y la integralidad —que la vinculan con la enseñanza y la investigación—, se incorporan dos dimensiones desafiantes: la interdisciplina y el diálogo de saberes. La relación entre esos cinco componentes «permite una práctica nueva, altamente compleja, evidentemente constructora de un conocimiento contrahegemónico. En su desarrollo interpela todo el quehacer universitario, confrontando el disciplinamiento de las disciplinas».

A partir del contacto con las múltiples realidades, los programas integrales hacen posible una ruptura epistemológica, indicó, esto es lo esencial en esta práctica, y tal vez también la construcción de una nueva ética, «una ética de la liberación, tomando palabras de nuestro querido Rebellato», afirmó. Trabajando en la integralidad se deja de lado la idea de la asepsia universitaria, contribuyendo a una cultura universitaria «comprometida con el colectivo, los intereses populares, la justicia, la verdad y la solidaridad».

Al oeste
Lukín y Kemayd reafirmaron su «orgullo» por ser parte de Apex. Repasaron la historia del programa hasta lograr su actual lugar de relevancia como un centro de referencia en la zona del Cerro. Lukín recordó las primeras reuniones que mantuvieron en 1992, convocados por Carlevaro, representantes de todas las instituciones asentadas en el barrio, entre ellas las maestras y profesores. En aquel momento «cuestionábamos si la Universidad venía solo a hacer un diagnóstico», después «fuimos tejiendo ese Apex y enamorándonos de ese trabajo», comentó. Relató la experiencia de algunos de los vecinos, que comenzaron a concurrir al Apex cuando tenían cinco años, hoy tienen 21 y siguen vinculados con sus actividades. El programa tiene base en un edificio de la calle Haití, y además cuenta con equipos operativos que asisten a policlínicas y otros locales de la zona.

Ambas recordaron a decenas de vecinos que sostuvieron el trabajo del Apex durante estos años, tanto en el Cerro, donde comenzó, como en los demás barrios a los que abarca hoy: Artigas, San Rafael, Casabó, Pueblo Victoria, y todos los que conforman el Municipio A de Montevideo. Recorrieron la historia y evolución de los diferentes subprogramas que se fueron incorporando, con integración de técnicos y vecinos, y también articulando con organismos e iniciativas sociales, del Estado, de la Intendencia o del sector privado. Además de expandirse en el territorio, Apex fue sumando más áreas del conocimiento y actividades curriculares de contenido social y artístico. A la vez, las que tienen relación con la prevención y atención en salud han ido ganando nuevos enfoques.

Las ex integrantes del programa Sonia Viera y Blanca Acosta recordaron a Rebellato, uno de los docentes referentes del Apex, subrayando su capacidad para escuchar y sintetizar todo lo que los vecinos y universitarios expresaban en diferentes encuentros. Se destacó por conservar siempre su compromiso y solidaridad, señalaron, y por «siempre respetar el saber y el lugar del otro». También valoraron su creencia en la participación efectiva de los ciudadanos, en la distribución del poder y en la dimensión vivencial del conocimiento, «algo que hay que descubrir en el ámbito académico». Rebellato dejó valiosos aportes acerca del sentido de la práctica social y las tensiones que allí se generan. Seguir germinando ideas a través de la educación popular «es el mejor homenaje que le podemos hacer», concluyeron.

Por su parte Conti señaló que la construcción del conocimiento junto con vecinos, sindicatos y organizaciones es «el alma del programa». Dijo que es necesario que el cambio en la vida de las personas se genere «en el territorio», trabajando colectivamente para transformar la realidad. Afirmó que Apex no solo se ha destacado por actuar, sino por «refexionar sobre lo que se hace».

Arim opinó que Apex es mucho más que un programa, «es en algún sentido un buque insignia de la institución». A la vez sintetiza anhelos de la Udelar que tienen raíces muy hondas, ancladas «en la tradición de la Reforma de Córdoba, de la Ley Orgánica, y en la ubicación de la extensión como una función clave de la institución». El Apex señala «cierta forma de hacer Universidad, que es la necesidad de tener programas amplios, que trasciendan a los servicios». También que funcionen como plataformas para articular el vínculo con otros espacios sociales e institucionales, «donde a la vez aprendemos de ellos e intentamos transmitir nuestros saberes», indicó.

Además de un lugar para la generación del conocimiento, el Apex es un espacio desde donde es posible potenciar otros instrumentos de la Universidad, como lo es el aprendizaje fuera de las aulas, indicó. Queda mucho por pensar, por elaborar y por hacer, no hay un modelo, «la propia realidad nos obliga a pensarnos y repensarnos» en forma sistemática. «Una universidad que no reflexione sobre sus propias prácticas, es una universidad que pierde su capacidad crítica», el diálogo interdisciplinar, con perspectivas distintas y objetos sociales diversos, requiere permanentemente esa reflexión, expresó.

La conmemoración continuó con la proyección de un video sobre los 25 años del programa, producido este año en el curso «El audiovisual como herramienta de investigación y divulgación de saberes» del Apex. Finalmente actuó el Trío de Guitarras El Gentil y se compartió un brindis.

Publicado el lunes 26 de noviembre de 2018

Acceder a la noticia en formato de audio

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR. 25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR. 25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR. 25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR. 25 años del APEX. 23/11/2018. Foto: Richard Paiva-UCUR.
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados